ASÍ LA HINCHADA RECIBÍA AL EQUIPO EN EL ASCENSO