CURICÓ MUNDIAL

 

Alguna vez, para la final del Mundial de Alemania 1974, la dirigencia del fútbol chileno programó a Curicó versus Colchagua por el Ascenso el mismo día de la definición entre Alemania y Holanda.

 

Esa linda dualidad volvió a ocurrir, al menos, para Sudáfrica 2010. Ese domingo en que España venció a Holanda en Johannesburgo, Curicó cayó ante Arica en el norte, gol del hijo del Clavo Godoy, que rápidamente desapareció del mapa futbolero.

 

Ese día yo estaba en África y seguí el partido del Curi vía Internet, en la tribuna de prensa del estadio Soccer City. Fue sublime estar allá y con el corazón también acá.

 

El Mundial y Curicó tienen un primer lindo cruce en 1962, cuando la fiesta universal, del deporte y del balón se jugó en Santiago, Viña, Rancagua y Arica.

 

Diez días antes del inicio de la Copa del Mundo, se jugó la final de la Copa Preparación, símil de la Copa Chile. Allí el curicano Luis Cruz Martínez logró el título derrotando al vigente campeón de Primera, Universidad Católica, por 2-1.

 

Dirigidos por el paraguayo Ovidio Casartelli, la figura era Juan Báum. El título naturalmente desató la locura en la ciudad. El alcalde Jacinto Valenzuela Barahona organizó una fiesta de recepción a los campeones.

 

La gracia es que si no fuera por el Mundial, el “Ele U” no hubiese existido como club profesional, al menos ese año.

 

Sucedió que a fines de 1961el torneo de Primera tuvo una reestructuración en homenaje al Mundial del 62. Chile vivía una fiebre futbolera y arrimados a ese argumento Rangers de Talca, colista del campeonato y que debía incluirse al año siguiente en el Ascenso, se benefició de la decisión de la Asociación Central de Fútbol de aumentar los clubes profesionales.

 

Así, para 1962 se pasó de 14 a 18 equipos, por lo que la Segunda División debía llenar cupos. Luis Cruz Martínez quería postular por la zona del Maule –Alianza había salido del profesionalismo en 1960- y fue aceptado junto a Municipal de Santiago, San Antonio Unido y Valparaíso Ferroviarios.

 

Por eso Luis Cruz jugó aquel primer torneo, la Copa Preparación, y le ganó a Lister Rossel, Ñublense, Unión Española y Wanderers, hasta llegar a la final versus la UC. Ese match en el Estadio Independencia fue el último partido de fútbol en el país antes del Chile-Suiza, que abrió el Mundial 1962.

 

La Copa del 62 –donde jugaron los futuros entrenadores del Curi Sergio Navarro y Carlos Contreras- sería recordada en la ciudad de las tortas, el vino y el buen fútbol en 1974. Pasó que tal como el dirigente Carlos Dittborn, organizador de la Mundial chileno y muerto semanas antes del inicio del campeonato, el fundador de Curicó Unido y presidente honorario Antonio Ibarra Jorquera, falleció el viernes 29 de marzo, una semana antes del debut albirrojo por la Copa Chile 74 frente a Iberia. Hubo duelo oficial en la ciudad y minuto de silencio por todos los partidos de aquel torneo.

 

Supongamos que en este bello 2018 Curicó derrota a Barnechea. Luego a Valdivia, Huachipato y llega a una final con la U en Copa Chile ¿Será esa final cerca del Bélgica versus Alemania en la definición del Mundial de Rusia? No sería malo, eh.

 

Por Leonardo Salazar Molina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *