APLAUSOS Y MERECIMIENTOS

Undécima fecha del campeonato nacional de la Primera División. Estadio a plena capacidad en La Granja, arbitraje de Roberto Tobar y cielos nublados que obligó incluso a jugar con las luminarias encendidas en el principal estadio curicano. Curicó Unido alineó con Jorge Deschamps, Cristopher Díaz, Francisco Silva, Daniel Franco, Nelson Rebolledo, Martín Cortés, Sebastián Zúñiga, Ricardo Blanco, Diego Pezoa (Gabriel Vargas), Nicolás Gauna (Yashir Pinto) y Mauro Quiroga. Colo Colo en tanto, que estrenaba en su segundo ciclo a Héctor Tapia en la banca, formó con Agustín Orión, Matías Zaldivia, Julio Barroso, Juan Manuel Insaurralde, Felipe Campos, Claudio Baeza, Carlos Carmona, Gabriel Suazo, Bryan Carvallo (Esteban Paredes), Iván Morales (Jaime Valdés) y Octavio Rivero.

 

DOS PALOS A CERO

Primer tiempo de fuerzas parejas sobre el pasto curicano. Curicó Unido de gran cohesión colectiva se plantó ganando duelos individuales y generándose un par de claras ocasiones de gol. La única de Colo Colo la tuvo al minuto 6 Suazo con un cabezazo alto que fue la escasa insinuación de anotar de una escuadra que controló los primeros minutos sin encender alarmas sobre el arco de Deschamps. Poco a poco, Curicó Unido fue acercándose al pórtico de Orión. A los 15’ Blanco remató ancho, luego a los 26’ un movedizo Sebastián Zúñiga agarró un voleo de derecha y el tiro que termina desviado por poco, evidenciando la presión curicana buscando el gol. Luego llegarían las más claras para Curicó Unido con un Quiroga que encara por la izquierda entrando al área, saca el centro y tras golpear en Barroso, la pelota se estrella en el poste izquierdo colocolino. Pudo ser el gol curicano, tal como a los 43’ cuando un tiro libre de Zúñiga terminó estrellándose en el ángulo superior izquierdo del arco de Orión. Dos palos a cero en un primer tiempo donde el Curi terminó siendo más.

 

EN ARCO Y ARCO

Esteban Paredes ingresó en el complemento en Colo Colo, sin embargo, fue Curicó Unido el que seguía siendo el protagonista del partido. Al minuto, Zúñiga remató ancho, en tanto que luego Blanco remató alto a los 4’ y tras encarar a los 7’ su derechazo bordeando área chica se fue desviado por poco. El Curi seguía controlando el partido, aunque la irrupción de Paredes se hacía sentir con un tiro frontal de media distancia que embolsa Deschamps a los 8’ y luego con un zurdazo cruzado dentro del área que exige por primera vez a fondo al arquero curicano quien controla manoteando a su izquierda a los 14’. El partido a esta altura era más entretenido que la primera fracción. A los 16’ Pezoa remata alto de sobre pique, luego a los 18’ Franco encumbrado en ofensiva eleva dentro del área, en tanto a los 20’ y 23’ Blanco también no encuentra el pórtico en su remate. Curicó martillaba y Colo Colo respondía, primero con un tiro de Rivero a colocar y luego con gran desborde del ingresado Jaime Valdés quien gana línea de fondo y centra atrás para un Claudio Baeza que se lo pierde rematando ancho desde inmejorable posición. La visita mejora con sus emblemas en cancha, aunque el Curi igualmente se las ingeniaba para pisar área rival. A los 34’ Zúñiga prueba de distancia gastando los guantes de Orión y en los 45’ Quiroga conecta un cabezazo que golpea por el borde de la malla en lo que pudo ser el gol del triunfo. En los minutos finales, el equipo de Marcoleta encasilló a los albos en su propio arco, sin embargo, los aplausos fueron para un 0 a 0 que pudo ser más para una escuadra curicana que se generó la mayor cantidad de ocasiones de anotar, que tuvo en su aplicación defensiva y en el gran despliegue de sus hombres de medio campo a sus principales aliados para sostener y por momentos superar a la experimentada escuadra colocolina. 0 a 0, otro punto que suma el Curi en la tabla y esta vez un sabor agradable en el paladar de la hincha albirroja. En la próxima fecha, Curicó Unido será visitante frente a Iquique en el estadio Cavancha.

 

EL TERCER OJO

Al mediodía del pasado sábado se vivió una de las fiestas masivas más aplaudidas en torno al fútbol en Curicó. El viejo estadio La Granja se llenaba con la ‘U’ a fines de los 80, en las míticas temporadas 2004 y 2005 cuando se forzó el regreso al profesionalismo levantando la copa frente a Iberia, o bien el 2008 en el ascenso a primera frente a Puerto Montt. Ahora, casi 10 años después, este 2018 el estadio nuevamente se repletó, esta vez frente a Colo Colo, donde otra vez se superaron las 8 mil personas en un estadio La Granja que hervía de pasión y fútbol. 7.453 personas pagaron su entrada y fueron controladas en el acceso, las que junto a autoridades, prensa, familiares de jugadores, juveniles, pasa pelotas, funcionarios, vendedores, carabineros, guardias de seguridad, veedores, invitados y otros, fácilmente superaron los 8 mil espectadores en el principal estadio de la ciudad, quienes junto a los cerca de 400 hinchas en la galería más alta del mundo, sobre la ladera norte del cerro Carlos Condell, vieron un atractivo 0 a 0, donde las miradas y elogios se las llevó un atrevido Curicó Unido.

 

DE ROJO

El partido arrancaba a las 12:00, sin embargo, cerca de las 08:30 ya había hinchas en la fila para ingresar a La Granja. Los medios de prensa tuvieron la novedad de recibir una pulsera de identificación en el acceso al estadio para no tener que sacar frecuentemente su credencial para acceder a zonas permitidas. La hinchada Marginales en la previa instalaba sus lienzos, y sobre el principal, dejaba caer uno que decía “Quieren Bajarno$ y NO saben cómo hacer”, con un signo peso reemplazando una ‘S’, en clara señal contra los privados y poderes económicos presentes en el fútbol y en rechazo a los desfavorables cobros arbitrales que han perjudicado al equipo curicano en partidos recientes, aunque esta vez frente a Colo Colo, no ha sido criticable el accionar de Roberto Tobar. Niños de la escuela de fútbol acompañaron la salida a la cancha del equipo curicano, que tal como en la fecha anterior frente a O’Higgins, salió con una polera blanca que lucía la frase “#No lo llames accidente” por la campaña de prevención de accidentes carreteros que impulsa uno de sus sponsors. Camiseta, pantalón y medias rojas debió usar Curicó Unido, tenida alternativa, pues como campeón vigente, Colo Colo mantuvo su uniforme titular.

 

GENTILEZA

Sin jugar por suspensión, en las tribunas se instaló Jorge Valdivia, sentado junto al ‘Torta’ Opazo y al lontuenino Claudio Maldonado, nuevo ayudante técnico de ‘Tito’ Tapia en los albos. Tanto en camarines como en la salida del estadio, el ‘Mago’ Valdivia se dio tiempo para cada foto y autógrafo con los hinchas que lo pedían, incluso bajando el vidrio de su magna camioneta en las afueras del estadio. Pese a que el partido se jugó de día, las torres de iluminación de La Granja se mantuvieron encendidas ante lo nublado y gris de los cielos. Un hincha de Colo Colo fue rápidamente detenido por los guardias y carabineros, tras saltar desde el codo norte visita con intención de ir a provocar a la hinchada curicana, mientras un perro pese a todas las medidas de seguridad se las arregló para entrar y correr por la cancha cuando los equipos ingresaban al campo de juego. En medio tiempo, merecido homenaje a la seleccionada femenina Javiera Grez  y tras el partido, una conferencia de prensa en una sala más acondicionada, aunque con errores de sonido en la amplificación. Los hinchas colocolinos abandonaron primero el estadio, y minutos después lo harían los curicanos, en una jornada histórica para la ciudad en torno a un espectáculo masivo en torno al fútbol.

 

Por Rodrigo Orellana Salazar (Diario La Prensa).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *