ESA RADIANTE TARDE DE LLUVIA DEL 89

Curicó Unido cerrará su temporada 2018 ante un rival que lo transporta a uno de esos momentos épicos de la historia. El Curi aspira a un triunfo este domingo que lo podría dejar décimo en la tabla de posiciones, logrando así la segunda mejor actuación en Primera División tras el exitoso Transición 2017. Al frente estará Universidad de Chile, club que regresó a Primera precisamente en La Granja, hace casi 30 años.

 

Ese relato del 3-0 es inolvidable para los azules. En aquella campaña del 89, de hecho, ganaron tres de los cuatro partidos ante Curicó y dos décadas después, cuando se volvieron a encontrar en una cancha de fútbol, los albirrojos tampoco pudieron triunfar ante los chunchos. Y siguió pasando lo mismo en los años venideros. Nunca jamás volvimos a ganar. Ellos sí.

 

Por eso el único triunfo curicano sobre la U, fechado el domingo 25 de junio de 1989, se atesora no solo como un hito inigualable, sino como el momento donde La Granja vivió su primera gran revolución de la vida.

Aquella fue una tarde de invierno con todas sus letras. De lluvia y barro, con una cancha totalmente de Segunda División, en un estadio de madera, para recibir en su estreno en el Ascenso a una Universidad de Chile cargada de prosapia y abolengo. El equipo universitario llegó al Maule vestido completamente de Adidas, en un bus sofisticado y con parkas a la moda. Al frente, los curicanos ingresaban caminando por esa vía pedregosa llena de pastizales, por un portón de tablones viejos y alambre oxidado, esquivando el fango.

 

Iniciando el 89 Curicó vio partir a una de sus figuras ilustres: Raúl Toro. La plantilla era de modestos dos millones y medio de pesos y ya en marzo las deudas eran de $3.700.000. La U venía de otro planeta. La televisión hablaba de ellos y todo el entorno curicano, con tortillas a la española, combinados y café con malicia al entretiempo, llegaba a ser peculiar.

 

En 16 años de historia hasta ese momento, el Curi había convocado harto público en varios partidos: 5.898 ante Católica el 75; 5.916 espectadores frente a Linares el 85; 6.046 versus Temuco cerrando el torneo 87 y 7.230 personas el 88 ante Rangers ganándoles en definición a penales (¡qué números, ah! y pensar que este año se hicieron chilenitas y se descorchó champán por los 7.500 espectadores contra Colo-Colo).

 

Pero el 89 ante la U la cosa fue descomunal. Si con Universidad Católica el 75 hubo ambiente de Primera, con cámaras y cientos de reporteros venidos desde el lejano Santiago, el primer partido con la U del 89 convocó a todo el ambiente futbolero nacional.

 

Llegaron 8.003 espectadores y 1.993 socios de Curicó Unido -sí, había sobre 2 mil inscritos y con cuotas al día. La recaudación superó los 3 millones de pesos y con arbitraje de Iván Guerrero el Curi ganó 2-1. Ambos goles se gestaron desde la derecha. Primero con un tiro de Héctor Miranda que rozó en un defensa y luego con cabezazo de Walter Segovia. El único partido que ha llevado más gente en La Granja fue el otro juego ante la U de esa temporada, cuando ellos subieron. Fueron 8.981 personas controladas; una locura para una ciudad que rondaba los 70 mil habitantes a fines de los 80.

 

El 89 el papá del joven Julio Saavedra captaba socios en Romeral. El club había solicitado a la Asociación vender 10 mil entradas, pero se ofertaron 500 menos. Los precios se subieron a 500 pesos galerías, 1.000 tribunas, 200 niños y 300 pesos los socios.

De manera inédita se prohibió el ingreso en bicicleta al estadio -¡mire que andar respetando tan rara costumbre!- y tanto la U como Curicó venían de quedar eliminados en la primera parte de la Copa Digeder.

 

El primer hincha del Curi llegó al estadio en silla de ruedas a las 10 y media de la mañana. A las 3 y media de la tarde comenzó el partido, mientras en la TV emitían “Más Música” y el Cine Victoria rotaba “Chucky, El Muñeco Diabólico” con “Amor 83”.

 

Quince grados de temperatura acompañaron esa inmemorial tarde. Ganó el Curi y encima la figura fue el arquero azul, Eduardo Furniel (así se escribe; no le creamos todo a Wikipedia).  Aparecimos por primera vez en extenso en Zoom Deportivo y Futgol. Extrañamente el partido no estuvo contabilizado en la cartilla de la Polla Gol.

 

Curicó 2, Universidad de Chile 1. Primera fecha de la Segunda División 1989. Estadio La Granja. 8.003 espectadores controlados. Curicó Unido formó con: Juan Martínez, Pablo Helmo, Manuel Díaz, Julio Saavedra, Larry Aliaga, Héctor Miranda, Juan Villarroel, Cristian Rojas (Manuel Aguilar), Walter Segovia, Manuel Rocha y Héctor Silva. DT: Sergio Gutiérrez.

Una joya. Una epopeya. Una gesta de esas de verdad.

 

Por Leonardo Salazar Molina, Periodista.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *